Cómo optimizar el gasto en telefonía móvil

gasto en telefonía móvil

El teléfono móvil se ha convertido en un elemento casi imprescindible para la sociedad actual. Si hace apenas una década pocos eran los que disfrutaban de lo que entonces era un privilegio, actualmente es casi impensable vivir sin él.

De hecho, según los datos del Informe eEspaña 2008 de la Fundación Orangeun total de 28,2 millones de personas cuenta con móvil, lo que supone el 75,1% de la población activa. Por su parte, Instituto Nacional de Estadística (INE) cifra en el 92,1% el porcentaje de penetración del móvil en los hogares españoles, que cada vez afrontan mayores opciones y también quebraderos de cabeza para poner en orden su factura del móvil.

El gasto gasto en telefonía móvil se ha ido incrementando de forma paulatina conforme nos hemos acostumbrado a necesitar el móvil en situaciones que antes no era necesario. Los datos de la última Encuesta Panel Hogares de Red.es muestran un gasto de 1.400 millones de euros en el segundo trimestre de 2008, lo que supone un aumento del 7% respecto al mismo periodo del año anterior.

En cuanto a modalidades, el gasto por contrato aumenta un 10% y el de prepago un 3%. La importancia del móvil en la economía doméstica está fuera de toda duda y como cualquier otra partida presupuestaria está sujeta a mejoras. Todo es cuestión de saber cómo llevarlas a cabo.

Como siempre, el primer paso es reunir información sobre nuestro consumo. Es decir, juntar las facturas de los últimos meses y analizarlas a conciencia. Se trata de un proceso algo pesado pero que terminará ofreciendo sus frutos en forma de ahorro. En concreto, elegir la tarifa adecuada puede suponer una reducción del hasta el 32% en la factura y toda la información necesaria para dar con ella está en las facturas de meses pasados, que revelerán nuestras pautas de consumo.

En este punto hay dos apartados esenciales: identificar los números que generan más gasto y las franjas horarias donde mayor es el consumo.

Hay que tener en cuenta que los números que ocasionan mayor gasto no tienen porqué ser a los que llamamos con más frecuencia (más bien al contrario). Los costes de llamadas entre diferentes compañías o el plan contratado pueden disparar el gasto a determinados números.

Si por ejemplo los números de mayor gasto se concentran en un operador diferente puede ser el momento de plantearse un cambio de plan o de compañía. Lo mismo puede decirse de las franjas horarias, que de hecho suelen ser la base de la diferencia entre tarifas. Aquí se puede incluso plantear la posibilidad de un cambio en los hábitos de consumo para adaptarse a una tarifa concreta.

Todos estos cálculos pueden resultar demasiado complejos para la mayoría de personas.

En primer lugar incluyen demasiadas variable y en segundo no todo el mundo es capaz de delimitar tanto sus pautas de consumo (incluso con la factura en la mano).

Una opción recomendable en este punto es acudir a Internet para analizar la factura telefónica. Existen varios portales especializados en el consumo en telecomunicaciones como DoctorSIM, Tarifas 24 o AhorraMovil y asociaciones como la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Además, la Red también es el mejor lugar para consultar las tarifas de todos los operadores. En este sentido, hay que tener especial cuidado con las tarifas planas y sus posibles límites o restricciones en el número de minutos. Es decir, leer bien todos los contratos y poner atención a la letra pequeña.

Con los datos en la mano ya sólo queda decidirse por un operador y empezar a ahorrar, aunque para eso también conviene introducir una serie de pautas en nuestra forma de consumo. Para empezar, hay que tener en cuenta que el establecimiento de llamada más el primer minuto son el tramo más caro. Por eso, hay que evitar las llamadas cortas que no sean imprescindibles. Para eso están los mensajes de texto.

Además, hay que tener cuidado con ofertas de temporada o aparejadas a teléfonos de última generación que llevan aparejados contratos sin posibilidad de cambio (el iPhone de Telefónica es un buen ejemplo). Lo mismo puede decirse de los planes renove o de puntos para cambiar de terminal y que incluyen largos compromisos de permanencia. Muchas veces el precio del terminal no justifica ligar la línea a una compañía durante más de un año cuando su tarifa no es la que más nos conviene. Evidentemente este es uno de los aspectos más personales, ya que no todas operadoras cuentan con los mismos modelos de terminales

Cada vez son mas las personas que optan por pedir un préstamo online para comprase el smartphone de última generación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *